BAJTIN EL PROBLEMA DE LOS GENEROS DISCURSIVOS PDF

Es йste un gran texto de Bajtнn, donde se tratan importantes problemas. Sin embargo encontramos en йl serias ambigьedades, que quisiйramos seсalar para, eventualmente, abrir el debate. Cabe decir aquн que йste trabajo forma parte de una investigaciуn de mбs largo aliento, por lo que numerosos problema serбn solamente seсalados y otros abiertamente dejados de lado. Si el lector es benйvolo, y nos admite йstas limitaciones, tal vez encuentre cierta justeza en nuestras afirmaciones. En caso contrario, bienvenidas serбn las crнticas.

Author:Dairisar Faezahn
Country:Montenegro
Language:English (Spanish)
Genre:Love
Published (Last):11 June 2004
Pages:359
PDF File Size:15.57 Mb
ePub File Size:4.90 Mb
ISBN:618-3-62788-236-7
Downloads:14601
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Dorisar



El problema de los gneros discursivos. En Bajtn, Mijal, Esttica de la creacin verbal pp. Elaborado por Omar Villarreal Salas. Las diferentes esferas de la actividad humana estn relacionadas con el uso de la lengua, que se lleva a cabo en forma de enunciados que reflejan las condiciones especficas y el objeto de cada una de las esferas por su contenido, su estilo verbal, por la seleccin de recursos lxicos, fraseolgicos y gramaticales y por su estructuracin.

Cada esfera del uso de la lengua elabora sus tipos estables de enunciados individuales, a los que denominamos gneros discursivos. La heterogeneidad de los gneros discursivos es tan grande que no puede haber un solo enfoque para su estudio. Se han estudiado los gneros literarios desde su especificidad artstica, dentro de los lmites de lo literario y no como tipos de enunciados que se distinguen de otros tipos pero tienen una naturaleza verbal comn. Se han estudiado tambin los gneros discursivos desde el punto de vista de la lingstica general, pero estos estudios tampoco han podido conducir a una definicin correcta de la naturaleza lingstica comn del enunciado, porque su definicin se limit a la especificidad del habla cotidiana.

Hay que prestar atencin a la diferencia entre gneros discursivos primarios simples y secundarios complejos. Los gneros secundarios surgen de la comunicacin cultural compleja, desarrollada y organizada, principalmente escrita; y absorben y reelaboran diversos gneros primarios simples que se constituyen en la comunicacin discursiva inmediata.

El estilo es indisoluble del enunciado y de las formas tpicas de enunciados, es decir de los gneros discursivos. En tanto que todo enunciado de cualquier esfera de la comunicacin discursiva refleja la individualidad del hablante, posee un estilo individual. Sin embargo, no todos los gneros son susceptibles al reflejo de la individualidad del hablante. Los estilos lingsticos o funcionales son estilos genricos a los que les corresponde una funcin determinada: cientfica, tcnica, periodstica, oficial, cotidiana, etc.

El estilo se relaciona con determinados tipos de estructuracin de una totalidad, con los tipos de conclusin y de relacin entre el hablante y otros participantes. El estilo es un elemento en la unidad genrica del enunciado. As, la estilstica como disciplina solo es posible si se funda en una constante consideracin de la naturaleza genrica de los estilos de la lengua y un estudio de los gneros discursivos. Los cambios histricos en los estilos de la lengua se vinculan con los cambios de los gneros discursivos.

En ese sentido, la lengua literaria incluye los estilos de la lengua no literaria y representa un sistema complejo y organizado. Para comprender su compleja dinmica histrica, hace falta elaborar la historia de los gneros discursivos secundarios y primarios que reflejan las transformaciones de la vida social.

Cualquier extensin literaria est relacionada con la penetracin de nuevos procedimientos genricos para estructurar una totalidad discursiva, para concluirla, para tomar en cuenta al oyente o participante, todo lo cual lleva a una restructuracin y renovacin de los gneros discursivos. As, la cuestin metodolgica acerca de las relaciones entre el lxico y la gramtica, por un lado, y entre el lxico y la estilstica, por otro, desemboca en el problema del enunciado y de los gneros discursivos.

En cualquier fenmeno lingstico, la gramtica y la estilstica convergen y se bifurcan: si se analizan dentro del sistema de la lengua, se trata entonces de un fenmeno gramatical; pero si se analizan dentro de la totalidad de un enunciado individual o de un gnero discursivo, se trata de un fenmeno de estilo. Estos dos puntos de vista deben combinarse orgnicamente sobre la base de la unicidad real del fenmeno lingstico. Es ms, el estudio del enunciado como una unidad real de la comunicacin discursiva permitir comprender de una manera ms correcta la naturaleza de las unidades de la lengua que son la palabra y la oracin.

En la mayora de los enfoques sobre las funciones del lenguaje ponen en primer plano la funcin de generacin del pensamiento independientemente de la comunicacin. Es decir, se subestima la funcin comunicativa de la lengua, la cual se analiza desde el punto de vista del hablante, sin tomar en cuenta su relacin con otros participantes de la comunicacin discursiva.

Cuando se analiza la funcin del oyente, se le asigna solamente el papel de comprender al hablante; mientras que el enunciado tiende hacia su objeto, es decir al contenido. Estos enfoques dejan as parecer que la lengua slo requiere al hablante y al objeto de su discurso, dando un concepto distorsionado de la comunicacin discursiva.

En los cursos de lingstica general Saussure presenta esquemticamente a los dos participantes de la comunicacin discursiva: el hablante y el oyente. Ofrece un esquema de los procesos activos del discurso en cuanto al hablante y de los procesos pasivos de recepcin y comprensin del discurso en cuanto al oyente. Sin embargo, una comprensin pasiva del discurso percibido es tan slo un momento abstracto de la comprensin total y activa que implica una respuesta.

As, toda la comprensin real y total tiene un carcter de respuesta activa y no es sino una fase inicial y preparativa de la respuesta. Del mismo modo el hablante cuenta con esta activa comprensin y no espera del oyente una comprensin pasiva.

Todo hablante es un contestatario y no es el primer hablante, sino que presupone la presencia de ciertos enunciados anteriores. Por lo tanto, todo enunciado es un eslabn en la cadena complejamente organizada de otros enunciados. En los enfoques antes mencionados, trminos como discurso o corriente discursiva permanecen intencionalmente indefinidos y suelen designar aquello que est sujeto a una divisin en unidades de lengua: fnicas fonema, silaba, periodo rtmico del discurso y significantes palabra y oracin.

La palabra discurso no ha sido convertida en un trmino estricto porque el problema del enunciado y de los gneros discursivos est muy poco elaborado. La unidad real de la comunicacin discursiva es el enunciado.

El discurso solo puede existir en forma de enunciados concretos pertenecientes a los hablantes o sujetos del discurso. Los enunciados poseen rasgos estructurales comunes y tienen fronteras bien definidas. Estas ltimas se determinan por el cambio de los sujetos discursivos, es decir por la alternacin de los hablantes.

Todo enunciado posee as un principio absoluto y un final absoluto. Esta alternacin adopta formas variadas segn distintas funciones del lenguaje, las cuales se observan de una manera simple en el dilogo real donde los enunciados de los interlocutores dialogantes , llamadas rplicas, se sustituyen mutuamente.

Las relaciones que se establecen entre las rplicas de un dilogo son imposibles entre unidades de la lengua palabras y oraciones porque son tipos de relaciones entre enunciados enteros en el proceso de la comunicacin discursiva que pueden ser posibles slo entre enunciados que pertenezcan a diferentes sujetos discursivos porque presuponen la existencia de otros.

En el dilogo y sus rplicas es necesario explicar el problema de la oracin como unidad de la lengua, a diferencia del enunciado como unidad de la comunicacin discursiva. Una de las diferencias entre oracin y enunciado estriba en que los lmites de una oracin como unidad de la lengua jams se determinan por el cambio de los sujetos discursivos.

Tal cambio enmarcara la oracin en un enunciado completo, pues la oracin est enmarcada por otras oraciones dentro del contexto de un mismo enunciado perteneciente a un solo hablante: la oracin es una idea concluida que se relaciona con otras ideas de un mismo hablante dentro de la totalidad de su enunciado.

En segundo lugar, la oracin no se relaciona con el contexto de la realidad extraverbal situacin, ambiente, prehistoria ni con los enunciados de otros ambientes, sino que se vincula a ellos a travs del contexto verbal que la rodea, es decir a travs del enunciado en su totalidad.

En cambio, si representa un enunciado completo y concluso, se enfrenta a la realidad al contexto extraverbal del discurso y a otros enunciados ajenos.

As, lo que caracteriza al enunciado frente a la oracin es que se delimita por el cambio de los sujetos discursivos; tiene un contacto inmediato con la realidad con la situacin extraverbal ; se relaciona de una manera directa con los enunciados ajenos; posee una plenitud de sentido y una capacidad de determinar la postura de respuesta del otro hablante; y provoca una respuesta.

El lugar de la comunicacin discursiva frente al sistema de la lengua se capta cuando comprendemos que la gente habla por medio de enunciados, que se construyen con la ayuda de las unidades de la lengua que son palabras, conjuntos de palabras, oraciones; el enunciado puede ser constituido tanto por una oracin como por una palabra, es decir, por una unidad del discurso, pero no por eso una unidad de la lengua se convierte en una unidad de la comunicacin discursiva.

En la comunicacin cultural complejamente organizada cientfica y artstica , la naturaleza de los lmites del enunciado es la misma que en el dilogo real. Con toda su distincin con respecto a las rplicas del dilogo, estas otras esferas de la comunicacin discursiva constituyen unidades de la misma clase.

As, una obra cuyo sujeto discursivo es el autor, est orientada hacia la respuesta de otro, hacia su respuesta comprensiva. Una obra es as u eslabn en la cadena de la comunicacin discursiva, del mismo modo que la rplica de un dilogo. Como primer rasgo, una obra est separada de otras por las fronteras del cambio de los sujetos discursivos. El segundo rasgo es su conclusividad como enunciado, pues el cambio de los sujetos discursivos se da slo porque el hablante dijo o escribi todo lo que quiso decir.

Este criterio de conclusividad da la posibilidad de ser contestado. Esta totalidad del sentido en el enunciado no puede ser sometida ni a una definicin gramatical, ni a una determinacin de sentido abstracto. La totalidad conclusa de propia del enunciado se determina por tres momentos: 1 el sentido del objeto del enunciado; 2 su intencionalidad discursiva; y 3 las formas tpicas, genricas y estructurales de conclusin que posee. El primer momento se refiere a la capacidad de agotar el sentido del objeto del enunciado y es muy diferente en las diversas esferas de la comunicacin discursiva, y solo casi completo en algunas esferas cotidianas, pues en las esferas de creacin slo es posible un grado muy relativo de agotamiento del sentido.

En cuanto al segundo momento, en cada enunciad podemos abarcar, entender, sentir la intencin discursiva o la voluntad discursiva del hablante, que determina todo el enunciado, su volumen sus lmites. Determina tanto la eleccin del objeto como sus lmites y su capacidad de agotar su sentido y determina tambin la eleccin de la forma genrica. El tercer momento se refiere a las formas genricas estables del enunciado en las que se realiza la voluntad discursiva, mediante la eleccin de un gnero discursivo determinado.

Esta eleccin se define por la especificidad de cada esfera discursiva que est dada por las consideraciones del sentido del objeto: la intencin discursiva del hablante, con su individualidad, se aplica y se adapta al gnero escogido. As, los gneros discursivos son formas tpicas para la estructuracin de la totalidad, relativamente estables que estn dados casi como se nos da la lengua materna, pues las formas de la lengua y las formas tpicas de los enunciados llegan a nuestra experiencia y a nuestra conciencia conjuntamente en una estrecha relacin mutua: aprender a hablar quiere decir aprender a construir los enunciados.

Sin embargo, las formas genricas difieren de las formas lingsticas en el sentido de su estabilidad y obligatoriedad normatividad , pues las formas genricas son mucho ms giles, elsticas y libres. Aun as, las formas discursivas son tan necesarias para la intercomprensin como las formas lingsticas, pues elegimos las segundas en funcin de las primeras: elegimos el tipo de oracin desde el punto de vista de la totalidad del enunciado, es decir del gnero discursivo. Este ltimo es el que nos dirige en el proceso del discurso y preestablece los tipos de oraciones y las relaciones entre stas.

La oracin est inmersa en un contexto que adquiere la plenitud de su sentido nicamente dentro de este contexto que es la totalidad de un enunciado completo. As, la oracin viene a ser un elemento significante de un enunciado completo.

Tanto la oracin como la palabra en s mismas poseen conclusividad de significado y de la forma gramatical. Sin embargo esta conclusividad es abstracta. En cambio, dentro de la comunicacin discursiva, la oracin y la palabra llegan a ser la expresin de la postura individual del hablante en una situacin concreta, funcionando como un enunciado completo.

La seleccin de los recursos lingsticos y del gnero discursivo se define por el compromiso o intencin que adopta un sujeto discursivo o autor dentro de cierta esfera de sentidos. Esta seleccin fija la composicin y el estilo en tanto que viene a ser una postura activa del hablante dentro de una u otra esfera de objetos y sentidos. Adems de la intencin, un segundo aspecto de la composicin y estilo del enunciado es el momento expresivo. Es decir, la actitud subjetiva y evaluadora desde el punto de vista emocional del hablante con respecto al contenido semntico de su propio enunciado.

Uno de los recursos expresivos de esta actitud es la entonacin expresiva en la interpretacin oral. La entonacin expresiva es un rasgo constitutivo del enunciado. El gnero discursivo es as una forma tpica de enunciado que incluye una expresividad determinada por el gnero mismo y que corresponde a situaciones tpicas, a temas tpicos y a contactos tpicos de los significados de las palabras con la realidad concreta en sus circunstancias tpicas.

La expresividad genrica de la palabra es as impersonal, como lo son los mismos gneros discursivos. Pues la palabra existe para el hablante en sus tres aspectos: como palabra neutra de la lengua; como palabra ajena o de otros; y como mi palabra, compenetrada de mi expresividad.

Sin embargo, la expresividad de esta ltima no pertenece a la palabra misma, sino que nace del contacto de la palabra con la situacin real, que se realiza en un enunciado individual. Adems del aspecto expresivo, el enunciado, su estilo y su composicin tambin se determinan por el aspecto temtico de objeto y de sentido , por el objeto del discurso y por los enunciados ajenos emitidos acerca del mismo tema.

Es decir por los enunciados que contestamos, con los que polemizamos. La expresividad de un enunciado contesta: es decir, no solo expresa la actitud del hablante hacia el objeto, sino tambin hacia los enunciados ajenos.

Por ms monolgico que sea un enunciado, por ms que se concentre en su objeto, no puede dejar de ser una respuesta a aquello que ya se dijo acerca del objeto mismo: un enunciado est lleno de matices dialgicos. El objeto del discurso del hablante no llega a tal por vez primera en su enunciado y el hablante no es el primero que lo aborda, sino que ya se encuentra hablado y discutido; en l se cruzan varios puntos de vista, visiones de mundo y tendencias que convergen y se bifurcan.

El objeto se convierte en un foro donde estos puntos de vista de los interlocutores directos se encuentran. Todos estos puntos de vista representan al discurso ajeno que no puede dejar de reflejarse en todo enunciado. El enunciado no est dirigido nicamente a su objeto, sino tambin a discursos ajenos acerca de este ltimo.

Pero un enunciado no slo est relacionado con los eslabones anteriores, sino tambin con los eslabones posteriores de la comunicacin discursiva: se construye tomando en cuenta las posibles reacciones de respuesta, es decir con una orientacin hacia alguien. El enunciado tiene la propiedad de estar destinado: tiene autor y tiene destinatario.

Los tipos y conceptos de destinatario se determinan por la esfera de la praxis humana y de la vida cotidiana a la que se refiere el enunciado. Al hablar tomo en cuenta el fondo aperceptivo de mi discurso que posee mi destinatario: hasta qu punto conoce la situacin, si posee o no conocimiento especficos sobre la esfera comunicativa cultural, cules son sus opiniones y convicciones, cules son sus prejuicios; todo esto terminar la activa comprensin-respuesta con que l reaccionar a mu enunciado.

El estilo tambin se determina por el grado de intimidad entre el destinatario y el hablante. En los estilos ntimos se genera una sinceridad especfica que resulta de una fusin completa entre el hablante y el destinatario del discurso.

ESSER EBK PDF

Bajtin, Mijail - El problema de los géneros discursivos

El problema de los gneros discursivos. En Bajtn, Mijal, Esttica de la creacin verbal pp. Elaborado por Omar Villarreal Salas. Las diferentes esferas de la actividad humana estn relacionadas con el uso de la lengua, que se lleva a cabo en forma de enunciados que reflejan las condiciones especficas y el objeto de cada una de las esferas por su contenido, su estilo verbal, por la seleccin de recursos lxicos, fraseolgicos y gramaticales y por su estructuracin. Cada esfera del uso de la lengua elabora sus tipos estables de enunciados individuales, a los que denominamos gneros discursivos. La heterogeneidad de los gneros discursivos es tan grande que no puede haber un solo enfoque para su estudio.

CAMBRIDGE INTERNATIONAL AS AND A LEVEL CHEMISTRY COURSEBOOK PDF

Bajtín, Mijaíl - El Problema de Los Géneros Discursivos

El primer criterio particular del enunciado es la posibilidad de ser contestado. Los generos discursivos organizan nuestro discurso casi de la misma manera como lo organizan las formas gramaticales. Todo enunciado viene a ser una postura activa del hablante dentro de una u otra esfera de objetos y sentidos. Por eso, cada enunciado se caracteriza ante todo por su contenido determinado referido a objetos y sentidos. El momento expresivo esta presente en todas partes, un enunciado absolutamente neutral es imposible. El estilo individual de un enunciado se define principalmente por su aspecto expresivo. Es un rasgo constitutivo del enunciado.

Related Articles