DESCARGAR LIBRO SUBTERRA DE BALDOMERO LILLO PDF

Nedal There was a problem providing the content you requested What is happening right now? This sociability process begins in the first years, triggered by random events that establish lasting fraternal bonds that slowly turn into modes of friendship Mexico, Universidad Iberoamericana, Peer and team work relationships foster commuting, meetings in places and neighborhoods that students have not visited before, all of which generates social learning On the buchbinedr of the need to work, the degree is relatively unimportant. Traditional universities are hence those that emerged or strengthened under the wing of the Reform ofand those where the debates about unrestricted admission, tripartite government, and above all, university autonomy were forming a particular ethos that explains to a great extent its relationship with society, the market and the State. While these pieces of research are more than 10 years old, some of their conclusions are still valid and will be summarized in the following items:. With the consolidation of a central state begins a strong process of an illumino-positivist matrix that separated the church from the universities. La nueva pobreza en la Argentina.

Author:Akitilar Fenrirn
Country:Cyprus
Language:English (Spanish)
Genre:Sex
Published (Last):1 November 2014
Pages:210
PDF File Size:17.42 Mb
ePub File Size:3.49 Mb
ISBN:909-6-26971-836-8
Downloads:43382
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Tezahn



Escritor chileno. Naci en Lota el 6 de enero de Public su primer cuento, Juan Faria, en Su produccin literaria alcanza los cuarenta y cinco cuentos.

En public Subterra, coleccin de cuentos sobre la vida minera, que logr el mayor xito editorial y de crtica. Otros cuentos los public con el ttulo de Subsole A esta coleccin pertenece Las nieves eternas. Ms cuentos suyos fueron publicados en el libro El Hallazgo y otros Cuentos del Mar, Edicin Electrnica: El Trauko Versin 1. Sin embargo no todas las leyes de Copyright son iguales en los diferentes pases del mundo. Infrmese de la situacin de su pas antes de la distribucin pblica de este texto.

Blanca plumilla de nieve, revolote un da por encima de los enhiestos picachos y los helados ventisqueros, hasta que azotada por una rfaga quedse adherida a la arista de una roca, donde el fro horrible la solidific sbitamente. All aprisionada, pas muchas e interminables horas. Su forzada inmovilidad aburrala extraordinariamente. El paso de las nubes y el vuelo de las guilas llenbanla de envidia, y cuando el sol consegua romper la masa de vapores que envolva la montaa, ella implorbale con temblorosa vocecita: Oh, padre sol, arrncame de esta prisin!

Devulveme la libertad! Y tanto clam, que el sol, compadecido, la toc una maana con uno de sus rayos al contacto del cual vibraron sus molculas, y penetrada de un calor dulcsimo perdi su rigidez e inmovilidad, y como una diminuta esfera de diamante, rod por la pendiente hasta un pequeo arroyuelo, cuyas aguas turbias la envolvieron y arrastraron en su cada vertiginosa por los flancos de la montaa.

Rod as de cascada en cascada, cayendo siempre, hasta que, de pronto, el arroyo hundindose en una grieta, se detuvo brusca y repentinamente. Aquella etapa fue largusima. Sumida en una oscuridad profunda, se deslizaba por el seno de la montaa como a travs de un filtro gigantesco Por fin, y cuando ya se crea sepultada en las tinieblas para siempre, surgi una maana en la bveda de una gruta.

Llena de gozo se escurri a lo largo de una estalactita y suspendida en su extremidad contempl por un instante el sitio en que se encontraba.

Aquella gruta abierta en la roca viva, era de una maravillosa hermosura. Una claridad extraa y fantstica la iluminaba, dando a sus muros tonalidades de prfido y alabastro: junto a la entrada vease una pequea fuente rebosante de agua cristalina. Aunque todo lo que all haba le pareci deliciosamente bello, nada encontr que pudiera compararse con ella misma.

De una transparencia absoluta, atravesada por los rayos de luz reflejaba todos los matices del prisma. Ora semejaba un brillante de pursimas aguas, ora un palo, una turquesa, un rub o un plido zafiro. Henchida de orgullo se desprendi de la estalactita y cay dentro de la fuente. Un leve roce de alas despert de pronto los ecos silenciosos de la gruta, y la orgullosa gotita vio cmo algunas avecillas de plumaje negro y blanco se posaban con bulliciosa algaraba en torno de la fuente: era una bandada de golondrinas.

Las ms pequeas avanzaron primero. Alargaban su tornasolado cuellecito y beban con delicia, mientras las mayores, esperando pacientemente su turno, les decan: Bebed, hartaos, hoy cruzaremos el mar! Y la peregrina de la montaa vea con asombro que las gotas de agua que la rodeaban, se ofrecan al parecer gozosas a los piquitos glotones que las absorban unas tras otras, con un glu glu musical y rtmico. Cmo pueden ser as!

Morir para que esos feos pajarracos apaguen la sed! Qu necias son! Y para huir de las sedientas, estrech sus molculas y se fue al fondo. Cuando subi a la superficie, la bandada haba ya levantado el vuelo y se destacaba como una mancha en el inmenso azul. Van en busca del mar pens. Qu cosa ser el mar? Y el deseo de salir de all, de vagabundear por el mundo, se apoder de ella otra vez.

Rode la fuentecilla buscando una salida, hasta que encontr en la taza de granito una pequea rasgadura por 1 Las Nieves Eternas Baldomero Lillo donde se escurra un hilo de agua. Alegre se abandon a la corriente que, engrosada sin cesar por las filtraciones de la montaa, conclua por convertirse, al llegar al valle, en un lindo arroyuelo de aguas lmpidas y transparentes como el cristal.

Qu delicioso era aquel viaje! Las mrgenes del arroyo desaparecan bajo un espeso tapiz de flores. Violetas y lirios, juncos y azucenas se empinaban sobre sus tallos para contemplar la corriente y proferan, agitando coquetonamente sus estambres cargados de polen: Arroyo, la frescura que nos da vida, el matiz de nuestros ptalos y el aroma de nuestros clices, todo te lo debemos!

Deteneos un instante para recibir la ofrenda de vuestras predilectas. Mas el arroyo, sin dejar de correr, murmuraba: No puedo detenerme, la pendiente me empuja. Pero escuchad un consejo. Embebed bien vuestras races, porque el sol ha dispersado las nubes e inundar hoy los campos con una lluvia de fuego.

Y las plantas, obedientes al consejo, alargaron por debajo de la tierra sus tentculos y absorbieron con ansia la fresca linfa. La fugitiva de la fuente que resbalaba junto al margen, tratando de sobresalir de la superficie para ver mejor el paisaje, se vio de pronto, al rozar una piedra, detenida por una raicilla que asomaba por una hendedura.

Una violeta, cuyos ptalos estaban ya mustios, se inclin sobre su tallo y djole a la viajera: Hace dos das que mis races no alcanzan el agua. Mis horas estn contadas. Sin un poco de humedad, perecer hoy sin remedio. T me dars la vida, piadosa gotita, y yo en cambio te transformar en el divino nctar que liban las mariposas o te exhalar al espacio convertida en un perfume exquisito.

Mas la interpelada, apartndose, le contest desdeosamente: Gurdate tu nctar y tu perfume. Yo no ceder jams una sola de mis molculas. Mi vida vale ms que la tuya. Y rod, deslizndose voluptuosamente, a lo largo de las floridas orillas, evitando todo contacto impuro, sin ponerse al alcance de las races ni de las aves, y huyendo de pasar por las branquias de los pececillos que pululaban en los remansos.

De pronto, el cielo, el sol, el paisaje entero desaparecieron de improviso. El arroyo se haba hundido otra vez en la tierra y corra entre tinieblas hacia lo desconocido.

Arrastrada por el torrente subterrneo la hija del sol y de la nieve, temerosa de que el choque contra un obstculo invisible la disgregase, aument la cohesin de sus tomos de tal modo que cuando las ondas tumultuosas se apaciguaron, ella estaba intacta y tan aturdida, que no hubiera podido precisar si aquella carrera desenfrenada haba durado un minuto o un siglo. Aunque la oscuridad era profunda, conoci que se encontraba sumergida en una masa de agua ms densa que la del arroyo y en la cual ascenda como una burbuja de aire.

Una claridad tenue que vena de lo alto y que aumentaba por instantes, iba disipando paulatinamente las sombras. Suba con la rapidez de una saeta. Y antes de que pudiera observar algo de lo que pasaba a su alrededor, se encontr otra vez bajo el cielo iluminado por el sol.

Que extrao le pareci aquel paraje! Ni rboles ni colinas ni montaas limitaban la desmedida extensin del horizonte. Por todas partes, como fundida en un inmenso crisol, una lmina de esmeralda se extenda hasta el ms remoto confn.

Mientras la vagabunda del arroyo, perdida en la inmensidad, adormecase sobre las ondas, una sombra intercept el sol Era una pequea avecilla, cuyas alas rozaban casi la llanura lquida. La gota de agua reconoci en el acto, en ella, a una de las golondrinas que bebieron en la fuente de la montaa.

El ave la haba visto tambin y, batiendo sus alitas fatigadas, djole con voz desfalleciente: Dios, sin duda, te ha puesto en mi camino. La sed me hostiga y debilita mis fuerzas.

Apenas puedo sostenerme en el aire. Rezagada de mis hermanas, mi tumba va a ser el inmenso mar, si t no dejas que, bebindote, refresque mis secas y ardientes fauces. Si consientes, an puedo alcanzar la orilla donde me aguardan la primavera y la felicidad. El Universo no tendr razn de ser. Tu peticin es absurda y ridcula en demasa. Prendado de mi hermosura, el salobre ocano me tom por esposa; soy la reina del mar!

En balde el ave moribunda insisti y suplic, revoloteando en torno de la inclemente, hasta que por fin, agotadas ya sus fuerzas, se sumergi en las olas. Hizo un supremo esfuerzo y sali del agua, pero sus alas mojadas se negaron a sostenerla, y tras una breve lucha para mantenerse a flote sobre las salobres y traidoras ondas, se hundi en ellas para siempre. Cuando, hubo desaparecido, la gotita de agua dulce dijo grave y sentenciosamente: No tiene ms que su merecido. Vaya con la pretensin y petulancia de esa vagabunda bebedora de aire!

El sol, ascendiendo al cnit, derramaba sobre el mar la ardiente irradiacin de su hoguera eterna, y la descuidada gotita, que flotaba en la superficie perezosamente, se sinti de improviso abrasada de un calor terrible. Y antes de que pudiera evitarlo, se encontr transformada en un leve jirn de vapor que suba por el aire enrarecido hasta una altura inconmensurable.

All una corriente de viento le arrastr por encima del ocano a un punto donde, descendiendo, volvi a ver otra vez valles, colinas y montaas. Sumergida en una masa de vapores que con su blanco dosel cubra una dilatada campia agostada por el calor, oy cmo de la tierra suba un clamor que llenaba el espacio. Eran las voces gemidoras de las plantas que decan: Oh, nubes, dadnos de beber!

Nos morimos de sed! Mientras el sol nos abrasa y nos devora, nuestras races no encuentran en la tierra calcinada un tomo de humedad.

Pereceremos infaliblemente, si no desatis una llovizna siquiera, Nubes del cielo, lloved, lloved! Y la nubes, llenas de piedad, se condensaron en gotas menudsimas que inundaron con una lluvia copiosa los sedientos campos. Mas la gota de agua evaporada por el sol, que flotaba tambin entre la niebla, dijo: Es mucho ms hermoso errar a la ventura por el cielo azul que mezclarse a la tierra y convertirse en fango. Yo no he nacido para eso.

Y, hacindose lo ms tenue que pudo, dej debajo las nubes y se remont muy alto hacia el cnit. Pero, cuando ms embelesada estaba contemplando el vasto horizonte, un viento impetuoso, venido del mar, la arrastr hasta la nevada cima de una altsima montaa, y antes de que se diera cuenta de lo que pasaba se encontr bruscamente convertida en una leve plumilla de nieve que descendi sobre la cumbre, donde se solidific instantneamente. Una congoja inexplicable la sobrecogi. Estaba otra vez en el punto de partida y oy murmurar a su lado: He aqu que retorna una de las elegidas!

Ni en polen ni en roco ni en perfume despilfarr una sola de sus molculas.

MACD APPEL PDF

Baldomero Lillo (1867-1923)

Escritor chileno. Naci en Lota el 6 de enero de Public su primer cuento, Juan Faria, en Su produccin literaria alcanza los cuarenta y cinco cuentos. En public Subterra, coleccin de cuentos sobre la vida minera, que logr el mayor xito editorial y de crtica. Otros cuentos los public con el ttulo de Subsole

FHT 80B PDF

Descargar PDF 'Sub Terra', de Baldomero Lillo

.

GOUVEA P ADIC NUMBERS PDF

CONTROL de LECTURA Subterra-subsole de Baldomero Lillo

.

INFINITY HCS1 PDF

Sub sole de autor Lillo, Baldomero pdf espaƱol gratis

.

Related Articles