ERASE UNA VEZ EL AMOR PERO TUVE QUE MATARLO PDF

En tal sentido que, por ejemplo, Nancy representa la parte intelectual, y Sid, la parte sensible. Del mismo modo, Toba es el primero en enfrentarse a las decepciones del amor. El arte es una buena coartada pero lejos de casa se vuelve innecesario. El idealismo romanticista en todo su apogeo. Ella tiembla cuando la rozas, te entrega todo, aun lo que guardaba para el mal tiempo.

Author:Vudosho Grolar
Country:Vietnam
Language:English (Spanish)
Genre:Career
Published (Last):8 September 2005
Pages:40
PDF File Size:8.4 Mb
ePub File Size:11.43 Mb
ISBN:223-4-31333-605-3
Downloads:23886
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Gocage



Producciones fracaso ltda. La muerte de socrates 27 41 4. Guitarra invisible 53 5. Corto y profunda 73 6. Ballenas de agosto 79 7. El complejo del canguro 8. Mis amigos piensan que soy la verga herida, mis enemigos que soy un fantoche. Soy heterosexual y mi inteligencia es feroz. He recibido heridas de bala, cuchillo y objetos no identificados. No es bueno meterse conmigo. No me gusta la gente quejumbrosa ni las madres que golpean a sus hijos. Existe una bella mujer llamada Nilda que me encanta.

No digo que soy malo pero digo ten cuidado. Abro los ojos y miro el cielo raso. Eso me da ganas de pensar. Pienso echado muchas horas. Ortega es profesor en ese antro y a veces escribe poemas. Los estudiantes que entran y salen nos miran con sorna y las chicas con asco y curiosidad. Imagino que debemos tener un aspecto repugnante pero lo esencial nos sigue pesando. Algunas chicas tienen buen aspecto. Su sentido del humor es tan eficaz como el pataleo de una tortuga en agua hirviendo.

Se rasca la cabeza. Durante un rato trata de flotar a nuestro lado para chupar imagen pero Toba se tapa uno de los hoyos de la nariz y resopla por el otro dejando salir todo tipo de objetos e inmundicias. Nico observa la pila multicolor en el suelo, entre sus pies, y pone tierra de por medio.

Ortega nos da el dinero. Es amable y evasivo. Toba trata de abrazarlo pero no lo dejo. Ortega da explicaciones, le digo que entiendo, que se vaya. Ella prefiere —obvio- a los que toman cerveza. La cerveza esta helada. El alma me vuelve al cuerpo.

Ella tiene casi cincuenta y amplias caderas-. El Sol saca chispas del asfalto, los mutantes van y vienen, las cervezas se calientan en nuestras manos al instante. Alguien nos azuza desde una ventana: estamos frente a frente pero las ganas de pelear se han ido. Le digo que entremos y me sigue como un perro. Sigo tomando solo. Toba resbala de la silla y queda medio tendido en el piso. Ahora parecemos escoria pero hemos tenido una noche vibrante.

Me pregunta por Toba. Si cantaba con el grupo era por amor a Nancy. Cuando Nancy estaba feliz con algo, Sid trataba de arruinar esa felicidad, de matar ese algo. Sid se agitaba furioso y la gente gritaba.

Nancy estaba triste y eso la inclinaba hacia la mugre. La multitud coreaba sus maldiciones, lo adoraba como un dios pero aquel dios, encandilado por los celos, estaba sudando sangre. Sid y Nancy pasaban juntos la mayor parte del tiempo.

Usaban la misma aguja, el mismo cepillo de dientes, el mismo perfume. Nancy trataba a Sid como si fuese un escolar asustado. Bob, el baterista, se burlaba de Sid cuando lo encontraba en el regazo de Nancy. Sid apuntaba borracho al ojo de un cuervo en pleno vuelo y atinaba. Nancy era demasiado blues para Sid.

No conozco a esta mujer. Tanya, Londres, , profesora de idiomas. Dice que me sienta como en casa. Es bella e irreal. Salgo y voy hasta la alcoba. La cama es enorme. Hay una botella de vino en su mesa de noche. Camino las solitarias calles con los bolsillos repletos de mentas, en una mano llevo la botella de vino y en la otra una revista Playboy con la que pienso hacerme una paja.

Tanya ya debe haber descubierto mi escapada. Regalo mentas a la gente que me pide dinero. Cruzo la avenida y cojo la orilla del mar. Me voy a una mesa. Ciro y Jota llegan, hacemos una vaca y compramos media de ron. Les cuento sobre Tanya y no me creen. Tanya se va con el tipo y me dan celos. Confiesa que mi historia lo ha hecho dudar. No le creemos. Ciro y yo salimos a dar una vuelta. Jota se queda anclado en la mesa, parece borracho.

Compramos una botella en el muelle, Ciro la esconde y volvemos al bar. Jota dice que tirar es bueno pero hablar de ello le aburre. Trato de imaginarla con un tipo cualquiera y no puedo, confiar tanto en ella me asusta. Toba dice que todas las mujeres son putas. Jota dice que el mundo no acaba en casa de Toba. Con el tiempo Tanya y yo nos hacemos amigos: suelo ir a su casa para ducharme. Tanya le cuenta la historia y ella viene y me reclama. Le explico y no me cree ni le cree a Tanya y deja de hablarle.

Tanya y yo nos hacemos amantes. Tanya organiza una fiesta y me pide que traiga gente. Hay varias amigas inglesas de Tanya. Toba se pone a bailar. La temperatura sube. Las parejas se van definiendo. Todos estamos infectados. Hay risas y silbidos. El olor a marihuana es intenso. Yo tampoco. Vamos perdiendo dos a cero. No digo que sea excelente pero suelo hacerlo mejor cuando ella no viene.

En la temporada llevo nueve goles pero ella no ha visto ninguno y no es lo mismo contarle. Deseo tanto hacerlo delante de ella pero no llega. Lo insulto y me saca la roja. La muerte de Molina nos reconcilia. Las parejas se abrazan con el agua hasta la cintura. Ella y yo lo hacemos bien. Eso suelo pensar. Eso me dice ella. Trabajaba como D. Para toba era su primera convivencia.

LOS JURISTAS DEL HORROR DE INGO MLLER PDF

Erase una vez el amor pero tuve que matarlo

.

ARINC 429 CONDOR PDF

Ensayo Erase Una Vez El Amor Pero Tuve Que Matarlo

.

AT LAST COMES LOVE MARY BALOGH PDF

.

KIRAN DESAI HULLABALOO IN THE GUAVA ORCHARD PDF

.

Related Articles