ETOLOGIA EQUINA PDF

Debemos tener muy en cuenta este detalle. Nuestras peticiones tienen que ser suaves y es fundamental que cedamos de inmediato ante la respuesta positiva por parte del caballo. Esto en cualquier circunstancia, tanto si estamos pie a tierra o montados, y en cualquier fase de la doma, desde el amanse hasta los ejercicios avanzados. La paciencia es clave en estas circunstancias. El tiempo debe estar acorde a la actividad a realizar. Para no aburrir al caballo, es mejor alternar los ejercicios y no insistir en uno solo.

Author:Nashicage Vudogul
Country:El Salvador
Language:English (Spanish)
Genre:Automotive
Published (Last):22 September 2007
Pages:498
PDF File Size:18.33 Mb
ePub File Size:5.79 Mb
ISBN:524-6-93732-478-5
Downloads:68279
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Tall



Aunque algunas veces, si es muy joven y asustadizo, recela del hombre como depredador del que se puede esperar un ataque. Han desarrollado unos sentidos e instintos que les hacen detectar cualquier amenaza de depredadores. Sabiendo estas cosas, nos explicaremos mejor el comportamiento de los caballos. Distinguir el grano de la paja A veces confundimos estas reacciones con un mal comportamiento.

Lo consiguen si reciben un trato correcto por parte del hombre, y por su sorprendente capacidad para aprender. Ni siquiera ha dejado de comer. Si no se mueve, es porque ha aprendido que tal sonido, tal movimiento o tal cosa, no es algo que deba preocuparle. Y cuando se lo reprimimos cuando quisieran huir. Estamos, generalmente, muy lejos de lo que siente un caballo y de lo que percibe de nuestro mundo, tan diferente del suyo.

Les hemos impuesto una existencia que no es la suya y les hemos separado de sus familias y manadas. Por nuestra causa deben enfrentarse a situaciones de angustia. Somos nosotros quienes debemos comprenderles. Muchas personas tiran de sus caballos o les meten el pie con fuerza para que se muevan.

Y aflojarla inmediatamente si responde apropiadamente. Liderazgo Para que nuestro caballo acepte nuestro liderazgo, en primer lugar hay que asegurarse de que respete nuestro espacio. Dictablanda si. Sin embargo, lo que queremos es que sea el caballo quien se mueva y no nosotros. Puede resultar una experiencia tan agradable, satisfactoria y fascinante como el hecho de montarlos.

Conviene recordarlo siempre. Es causa de que mucha gente lo achaque a problemas de comportamiento del caballo. De que se queje de que no le obedezca.

Les resulta imposible establecer o mantener un liderazgo. No es algo que el caballo haga para perjudicarnos. Es su comportamiento natural.

El caballo es como es. Somos nosotros los que debemos ganarnos el liderazgo. Manotada, coz o mordisco. A estas se les dan mejor las coces. Cuando hablamos de castigo, nos estamos refiriendo a nuestro lenguaje corporal. Debe ser lo suficientemente expresivo para que el caballo sepa que su conducta nos ha disgustado. A menudo, la mayor recompensa es dejarlos en paz un momento y luego acariciarlo unos segundos para reforzar una conducta positiva.

El caballo entonces suspira, deja caer su cabeza y se relaja. Nos evitaremos casi todos los problemas producidos por nuestra ignorancia. Nuestro mejor aliado en un caballo es su cerebro. Si conseguimos que su cerebro trabaje con nosotros, tendremos todo ganado. No podemos negarle cierta inteligencia. El instinto le hace desconfiar de los lugares que no conoce.

De manera que el instinto se puede modificar mediante el aprendizaje. Los caballos, como animales sociables, tienen una necesidad vital de relacionarse con amigos. Nosotros somos los que tenemos que ganarnos su amistad desde el suelo. Tiene una memoria portentosa. Reconoce lugares, voces y sonidos. Y muestra afecto a quien se lo ha sabido ganar. El caballo tiene unos mecanismos mentales muy complejos. Es el resultado de su instinto y de su aprendizaje. Yo te sigo Es muy susceptible de adquirir reflejos condicionados.

Nuestros ojos Su capacidad visual no es muy aguda, pero tiene un campo visual muy amplio. Son capaces de ver bastante bien por la noche. Por el lado derecho y por el izquierdo. Un caballo puede ver dos cosas a la vez, una por cada ojo. Esto hace que cada lado de su cerebro trabaje independiente. Los caballos se asustan de las sombras, incluso de la propia, y temen los lugares oscuros. En cuanto a si distinguen los colores, existe mucha controversia. Pueden escuchar sonidos de baja y de muy alta frecuencia.

En una variedad de 14 Hz a 25 kHz. La nuestra es de 20 Hz a 20 kHz. La utilizan sobre todo para tres cosas: Detectar sonidos. Este sentido maravilloso les permite detectar la proximidad de una tormenta. Los caballos emiten una gran variedad de sonidos vocales, y otros que realizan con los cascos. El tacto de los caballos es extremadamente sensible.

Todo su cuerpo es tan sensible como nuestra punta de los dedos. Pueden percibir a una mosca sobre uno solo de sus pelos. Notan al instante el menor movimiento del cuerpo del jinete sobre la silla de montar. Las orejas, los ojos y la boca tienen una mayor sensibilidad. Mi vida en la manada Una manada de caballos salvajes consiste en uno o hasta seis machos sementales.

Cuando maduran sexualmente abandonan la manada. La dominancia se produce cuando un caballo obliga al otro a moverse en contra de su voluntad. La pelea ocurre cuando el dominante es desafiado por el otro que, o no se mueve, o le responde agresivamente. Cuando una yegua se aleja de la banda y el semental quiere hacerla volver, su lenguaje es impresionante e inconfundible. Su nariz apenas separada del suelo, y sus orejas atrasadas y clavadas a la nuca. Normalmente la siguen sin demora, en vez de esperar hasta que se aleje para asegurarse de que realmente hay que ponerse en marcha.

Hasta ocho de ellos yeguas. El resto su descendencia. El grupo suele durar mucho tiempo unido, hasta toda la vida. Probablemente por la mayor familiaridad entre los caballos, una mayor fertilidad de la yegua, y menos agresiones. Agacha las orejas. Sus labios se estiran y alarga el cuello.

No podemos equivocarnos acerca de sus intenciones. El mismo comportamiento que si se tratase de otro caballo. Para acercarnos a un caballo que no conozcamos deberemos adoptar ciertas precauciones. La principal es advertirle de nuestra presencia con la voz. Lo haremos con voz tranquilizadora. Mejor ronca y suave, en tono relajado. Un caballo aprende a corregir sus faltas de comportamiento por la experiencia que va adquiriendo a lo largo de su vida. Ellos viven el momento. O con su cabeza atada muy alta o muy baja.

Esto puede parecer un atajo para hacer a un caballo obediente. Pero todos deben utilizarse para lo mismo, nunca para castigar a un caballo. Golpear a un caballo le hace confuso y temeroso. Todo lo contrario a un caballo bien dispuesto. Si se desatienden tendremos un caballo infeliz o enfermo.

No somos responsables de nuestro comportamiento Los caballos no deciden desarrollar comportamientos no deseados. Se deben indagar las causas y tomar medidas para evitarlas. El caballo es curioso por instinto. Ha desarrollado un lenguaje gestual muy completo, imprescindible para su supervivencia. El caballo puede llegar a entender casi cualquier cosa.

En la actualidad parece ser que ha mejorado. Nuestro diccionario Los caballos tienen una gran variedad modos de comunicarse: unos vocales y otros gestuales.

Los vocales incluyen el potente relincho del semental o la yegua dominante avisando de una amenaza.

ASME Y14.2M PDF

Un método basado en la etología

.

DEFINISI TRANSGENDER PDF

Etología y comportamiento del caballo

.

KINGDOM INTERLINEAR TRANSLATION 1969 PDF

¿Qué es la etología equina?

.

ECLIPSE OF REASON MAX HORKHEIMER PDF

Libro Etologia PDF

.

Related Articles