ROMAN GUBERN LA MIRADA OPULENTA PDF

La importancia del aparato ocular y de la visin ha sido reconocida por el ser humano desde tiempos muy remotos, mediante la acuacin de numerosos mitos que no eran ms que formulaciones precientificas o intuitivas de su prota gonismo sensorial. En la mitologa del antiguo Egipto, por ejemplo, el Ouadza esi" el ojo creador u ojo divino, smbolo sagrado de carcter solar, fuente de fluido vital, de fecundidad y de conocimiento. En esta cosmogona el mundo surge del I ojo creador, pues el ojo nos lo permite ver y, con ello, adquiere realidad. La di- ferenda con el Logos creador de la cultura hebrea es notable, pues Jehov crea al mundo nombrando sus elementos, mediante el poder demirgico de la palabra sagrada, propio de la cultura aicnica hebrea y de una cosmogona que se funda, en expresin del evangelista, en la siguiente proposicin; Al principio exista el Verbo, y el Verbo era Dios.

Author:Jurr Nilabar
Country:Saint Lucia
Language:English (Spanish)
Genre:Literature
Published (Last):7 April 2012
Pages:183
PDF File Size:7.43 Mb
ePub File Size:15.42 Mb
ISBN:208-7-48865-998-6
Downloads:83456
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Daktilar



La importancia del aparato ocular y de la visin ha sido reconocida por el ser humano desde tiempos muy remotos, mediante la acuacin de numerosos mitos que no eran ms que formulaciones precientificas o intuitivas de su prota gonismo sensorial.

En la mitologa del antiguo Egipto, por ejemplo, el Ouadza esi" el ojo creador u ojo divino, smbolo sagrado de carcter solar, fuente de fluido vital, de fecundidad y de conocimiento. En esta cosmogona el mundo surge del I ojo creador, pues el ojo nos lo permite ver y, con ello, adquiere realidad. La di- ferenda con el Logos creador de la cultura hebrea es notable, pues Jehov crea al mundo nombrando sus elementos, mediante el poder demirgico de la palabra sagrada, propio de la cultura aicnica hebrea y de una cosmogona que se funda, en expresin del evangelista, en la siguiente proposicin; Al principio exista el Verbo, y el Verbo era Dios.

De este modo Jehov crea el mundo nombrndolo, cosmogonfa logocntrica del mundo occidental y que implica que los nombres pree xisten a las cosas, o las palabras a las imgenes, subvirtiendo asnuestras evidencias psicolgicas, como slo lo puede hacer un ser omnipotente. En la mitologa egipcia est implicada, en cambio, la idea de que el estatuto de lo real es su visibilidad.

Acaso Antonio Machado pens en este hermoso mito cuando escribi en su Juan de Mairena: 2. El cerebro, de C. Smith, Alianza Editorial S. Madrid, , pp.

Designificado referido a un campo visual. Este anclaje de la forma simblica, no en un parecido o semejanza con algo, sino en un significante que tiene su referente ubicado en el campo visual, en el mundo de lo visible que es la matriz. Campo visual real o imaginario. El campo visual al que la forma simblica remite puede ser naturalista o fantasioso, es decir, ontolgicamente autntico o formado por representaciones inventadas, posibles imposibles, pero siempre de condicin supuestamente visible, como ya qued establecido.

Esta precisin.. Socialmente reconocibles. Con ello se expresa que las formas simblicas pro puestas, hayan sido o no adoptadas e incorporadas a los usos comunicativos de un cuerpo social, resultan perfectamente identificables desde un punto de vista semntico, tanto para sus productores o emisores como para sus lectores o receptores. La revolucin fotogrfica Estatuto sociocultural de la Cotografia en el siglo XIX En La obra de arte en la poca de su reproductibilidad tcnica, Walter Ben jamin observa de modo pertinente que la fotografa, primer medio de reproduc cin de veras revolucionario, nace en la misma poca que eIsocialismo.

Tampoco es casual que la fotograffa nazca en Francia con el ascenso de la filosofa positivista de Comte, impulsada por la aspiracin a un conocimiento cientfico y exacto del mundo sen sible. Esta aspiracin cognitiva es in 6.

Dentro del marco de convenciones culturales de cada poca, lugar, situacin co separable del marco sociocultural en que se inscribe el ascenso arrollador de la municacional, medio, gnero y estilo icnico en que se inscriben.

Este conjunto burguesa, cuya vida econmica se asienta en el empirismo de los negocios, el de circunstancias contingentes relativizan el significado y la vigencia de las re cual requierecollocer cnexactitud los procesos de produccin, la estructura del presentaciones icnicas en funcin de sus contextos socioculturales precisos, mercado y cuantificar el funcionamiento de las empresas mediante la contabilidad.

Es en esta nueva sociedad cultural, y con las diversidades evidenciadas en la historia comparada de los. Su perfeccionamiento progresivo conducir al invento del cine. Los fundamentos tcnicos de la fotografia, por lo menos en lo que atae a su utillaje ptico, no eran en realidad nuevos,pues el invento se asentba en la antiqusima. Pero George Wald ha observado oportunamente que el ojo humano y la cmara 1. Por otra parte, como ha observado Pirenne, la cmara fotogrfica no constituye un ojo artificial, pues la funcin de la cmara no es la visin, sino el registro de imgenes para ser luego miradas, mientras queJa imagen retiniana que se forma en el ojo no es para ser mirada, sino una fase en el proceso fisiolgico de la visin.

J Desde un punto de vista cultural y tcnico, la fotografia aparece en un mO mento en que los hbitos perceptivos estn siendo revolucionados en la sociedad europea por la expansin del ferrocarril. La rpida popularidad del tren difundir la visin instantnea e impresionista del paisaje y sus figuras a travs de la ven. La pintura no ser insensible al reto de las nuevas percepciones desde puntos de vista mviles y la fotograffa, gracias a la instantnea, ensear empricamente al hombre que el mo vimiento no es ms que una secuencia de instantes o de poses consecutivas, y que con la nueva tcnica pueden ser aislados, atrapados y congelados sobre un soporte.

Ya dijimos que la fotograffa nace en el seno de una cultura burguesa ali mentada con el combustible de los negocios, entronizados como razn de ser de una nueva civilizacin mercantil. Para esta nueva tica la fotografa result tambin perfectamente funcional, y muchos aos antes de que se utilizara masivamente esta tcnica en la publicidad comercial de sus productos, algunas modelos de desnudos fotogrficos del siglo XIX y de principios del actual, que eran prostitutas, se sir vieron de tales fotos como elementos de reclamo profesional.

El proyecto fotogrfico, tal como fue abordado por Niepce en sus primeros. Lo esencial de su proyecto reposaba, por tanto, en dos caracteristicas: en la sustitucin de la gnesis manual del trazo del dibujante por el automatismo de 2. Freeman and Co. No obstante, ya sabemos que este proyecto inicial se desvirtu con la realidad del daguerrotipo primitivo, que si bien conservaba la primera caracteristica del proyecto, produca en cambio una imagen positiva nica, sobre metal, de carcter no reproducible.

Tendra que ser el ingls William Fox Talbot quien resolviera el problema de la reproductibilidad de la imagen con el sistema negativo-positivo sobre papel. Por su gnesis no artesanal, sino automatizada, de la imagen. Por su reproductibildad ilimitada, basada primero en el proceso negativo-po sitivo y luego en la tcnica del fotograbado.

Por su democratizacin de la produccin de imgenes, debido al rpido aba ratamiento del medio y a la simplificacin tcnica de su uso.

Fueron dos vectores, o ms precisamente dos gneros con larga tradicin en la historia de. El primero fue el arte del retrato, que se desarroll estimulado por la demanda del mercado y con la funcin de reemplazar al tradicional retrato pin tado. El segundo lo constituy la vista panormica de paisajes, monumentos o edificios, que resultaban muy funcionales para la tcnica fotogrfica primitiva, al satisfacer fcilmente su exigencia de exposiciones muy prolongadas.

Gisele Freund ha analizado de modo muy penetrante cmo el retrato fo togrfico supuso la forma artstica ms adecuada para las necesidades, individua listas, para la vanidad autocomplaciente y para la ritualidad social de la nueva burguesa ascendente en la Francia de mediados del siglo XIX, y reemplaz con ventaja tcnica y con economa la artesana del retrato ,intado en miniatura, que se colocaba en tapas de polvera, medallones, etctera.

Tambin se ha estudiado extensamente hasta qu punto el laborioso retrato fotogrfico primitivo, sometido a la exigencia de largas poses, fue tributario de la esttica y de la retrica de la pintura acadmica. Arte y fotografla. Disdri desde con su carte de visite photographique fig. De tal modo que- si con el invento de la fotografa hasta los ms pobres pudieron poseer su propia imagen, tuvieron como contrapartida su imagen mo delada en los criterios conservadores de la pintura burguesa pompier.

En este campo, la dicotomfa representada por el kitsch comercialista de Disdri y la sa biduria plstica de los primeros retratos de Nadar resulta verdaderamente para digmtica. La eleccin del plano general por Disdri, y las poses retricas y afec tadas de sus modelos, indican que su rettatismo tendfa hacia el espectculo gran dilocuente y hacia la escenograffa kitsch, para halagar a su clientela, mientras que los austeros planos medios de Nadar proseguan la gran tradicin de retratismo al leo de los maestros flamencos.

Esta dicotomia ha sido muy bien captada por un testimonio de la poca, recogido por Prinet y Dilasser en su biografa de Nadar, al definir a Disdri como fotgrafo oficial entre sus modelos figur el propio emperador Napolen III y a Nadar como fotgrafo de la oposiCin.

Las exposiciones anuales de pintura, instituidas en Par s por Luis Felipe llamado el rey burgus , eran las que dictaban los criterios pblicos de la es ttica dominante, que era la esttica academicista llamada pompier. Fueron estos criterios los que reflejaron las fotos conservadoras, entre las que se inscribe la produccin retratista kitsch de Disdri.

Las vistas panormicas, como ya se dijo, eran en cambio funcionales para las largas exposiciones que requera la tcnica fotogrfica primitiva. Tambin este gnero procedfa de la tradicin pictrica y se vio potenciado por los excursionistas y viajeros al difundirse popularmente las cmaras y su tcnica.

Hay que recordar aqu que el equipamiento tcnico del daguerrotipista primitivo, con sus accesorios, pesaba unos 50 kilos y costaba, en , francos oro. La mayor beneficiaria de estos cambios qumicos fue la empresa norteamericana Eastman Kodak, que fue la primera industria del ramo que encar el mercado con una estrategia de marketing, destinada a popularizar su cmara porttil y convertirla en un artfculo de masas, basando sus enormes beneficios en tres renglones distintos y complementarios: venta de cmaras, venta de pelicula virgen y revelado y positi vado del film.

Ya Nadar haba sefialado en que la teora fotogrfica se aprende en una hora; las primeras nociones de prctica, en un dia. El obvio resultado de esta operacin fue la demoCratizacin de la produccin de fotos de consumo privado. Y esta prctica popular estaba asentada en un doble placer: 1 en el placer del disparo de la puesta en escena, de la ilusin de eternizar un ins tante visual, etc.

Las postales con panoramas fotografiados impulsaron, por otra parte, la circulacin social y el conocimiento popular de ciudades y paisajes ex ticos, a la vez que certificaban, gracias al matasellos, la privilegiada condicin via jera del remitente. De esta produccin industrializada deriv el coleccionismo de postales, un hobby aparecido con gran fuerza a finales de siglo entre la burguesa y que tuvo su primera publicacin especializada en The Postcard, revista mensual Nadar, cit. Pero, al margen del coleccionismo, aunque la tarjeta postal es un certificado de autenticidad del viaje y del estatuto privilegiado del viajero, no es tan personalizada como la foto turstica o la diapositiva autogenerada, que acaso incluye adems la imagen del cnyuge o del acompaante.

La tarjeta postal vendra a ser un sucedneo estandarizado para aquellos que no poseen cmara los pobres , o que simplemente no la usan los elitistas. La voracidad voyeur. Pinsese en la Polaroid, la cmara in ventada por Edwin H. Land y aparecida en ,. O en la Mavica Magnetic Video Camera de Sony, presentada en agosto de , capaz de registrar sobre un disco magntico 50 imgenes en color a una cadepcia de 10 por segundo, pudiendo visualizarse el videograma re gistrado sobre una pantalla de televisor, mediante una unidad lectora de discos, o impreso en papel y sin proceso qufmico, en un lapso de 5 minutos, mediante un equipo Mavigraph.

Todos estos procedimientos, que tienden a incrementar la sim plificacin y la comodidad del usuario, no hacen ms que facilitar y estimular la generacin de imgenes, sobre todo por parte de fotgrafos no profesionalizados, y para su uso privado.

Esta razn, aadida al fetichismo del parecido entre imagen fotogrfica y modelo, adems de la mayor economia de la nueva tcnica, explicaron la pronta implantacin de la fotografa entre la burguesia decimonnica europea y americana.

Es bien sabido que a partir de entonces la fotografa, como Pictures in the Post. The Story of! La obra de arte en la poca de su reproductibilidad tcnica, cit.

No ha de extraar, aunque tendra hondas consecuencias en el futuro de la prctica fotogrfica, que la nueva imagen auto matizada e industrializada reclutara as a sus cultivadores profesionales entre los pintores en paro y tambin entre los periodistas como Nadar, quien fue tambin caricaturista , dos profesiones azarosas en aquella poca, pero ambas pertene cientes al mbito de la comunicacin, procedentes los primeros de la artesana Icnica y los segundos del estrato ms industrializado y proletarizado de la escritura gutenbergiana.

A falta de criterios estticos en que sustentar su nueva prctica, los fot grafos primitivos adoptaron como pautas estticas para su medio de expresin las procedentes de la pintura acadmica, que les eran perfectamente familiares. De este modo sus concepciones estticas asociadas al encuadre, a la composicin, a la iluminacin y a la pose se consolidaron en la fotografa, dando origen a una tendencia que se denominara pictorialismo. Las estrechas interrelaciones y los prstamos mutuos que se efectuaron entre fotografa primitiva y pintura han sido bien estudiados, especialmente por Aaron Scharf y por OUo Stelzer, por lo que aqu no insistiremos en ello.

Pero a partir de este momento la fo tografa vivirla e! El punto de confusin se hizo crtico cuando hacia em pezaron a publicarse postales con reproducciones fotogrficas de obras de arte de museos, incluso coloreadas, y amparadas por la ausencia de copyright. Como es bien sabido, este rengln fotogrfico prosperara rpidamente como negocio en su doble funcin, confundida, de divulgacin artstica y de souvenir turstico.

El paralelismo entre la literatura y las artes visuales, de Mario Tauros Ediciones, S. Esta interrelacin fecunda entre la reproduccin mecnica de la fotografa -denostada por muchos exegetas cultos, como Baude laire- y la noble artesana artfstica de la pintura ha culminado en un verdadero desquite histrico. En efecto, despus que dcadas de tradicin culturlll aristocra tizante han menospreciado a la fotograffa; juzgada ms como tecnolog a de repro duccin que como verdadero arte, y la han subordinado a la pintura, desde los aos setenta la pintura llamada hiperrealista se ha puesto a imitar servilmente el naturalismo fotogrfico con una inversin de esfuerzo artesano muy superior al requerido por el fotgrafo para obtener similares resultados.

Esta sumisin -aun que con frecuencia irnica- de la pintura a la tcnlca fotogrfica ha constituido un tardio ajuste de cuentas acadmico.

Pero a pesar de los esfuerzos de la pintura hiperrealista, la fotografla se. Como escribe Barthes, la pintura puede fingir la realidad sin haberla vistO.

IS O como observa Susan Sontag, el pintor construye, el fol grafo descubre!. De estas diferencias se derivan ciertas consecuencias esenciales. La fotografa, a diferencia del dibujo, es incpaz de producir esquemas abstractos o estilizados de las cosas, porque es prioritariamente un instrumento de reprodUC: cin ptica. De este modo, los defensores de la productividad intelectual del dibujo esquemtico y simblico, pueden argir con razn que la fotograffa,debido a servidumbre figurativa hacia la realidad concreta, hizo retroceder aparentemente la expresin cnica a estadios intelectuales anteriores a la expresin abstracta, genrica o categorial.

Es decir, debido al mimetismo de su imagen nac a como negacin del ideograma. A estos argumentos que convierten al mimetismo nativo de la fotografia en un defecto, en comparacin c. El que en muchos paises prohibido tomar fotografas durante los juicios ante los tribunales, mientras prohibicin no alcanza a los dibujantes de prensa, es elocuente acerca del cualitativo que, como medio de reproduccin icnica, separa al dibujo de la Anlogamente, el desnudo fotogrfico encontr severos obstculos legales y ciales para ser aceptado, cuando el desnudo pintado y esculpido acarreaban de legitimacin cultural y esttica.

Las razones de su censura no eran otras ofensivo realismo, que se corrobor con el escndalo suscitado por el cuadro de Manet Almuerzo campestre , a causa del desnudo realista ya mitolgico- de una mujer junto a dos hombres vestidos con trajes porneos, sin coartadas del Olimpo helnico, y del que el propio emperador lamin que ofenda al pudOr fig. El desnudo fotogrfico de la misma poca, y a pesar de no haber conquistado todav a la reproduccin cromtica que incre menta su carcter autentificador, resultaba todava ms ofensivamente realista, en lre otras razones porque certificaba sin gnero de dudas que una mujer real se baba despojado de sus ropas ante la cmara y su fotgrafo.

La paradoja moral se produjo cuando estas prohibiciones y anatemas, al investir a la representacin del desnudo de pecaminosidad o de indignidad, le empujaron hacia su circulacin en. Pero abandonando estas consideraciones acerca de la contradictoria historia de la cultura occidental, retomemos a las diferencias entre fotograffa y qui lUlI.

DEL ALAMO JESS A.INTEGRATED MICROELECTRONIC DEVICES PHYSICS AND MODELING PDF

ROMAN GUBERN LA MIRADA OPULENTA PDF

Size px x x x x Veinte lecciones sobre la imagen ophlenta el sentido, Ediciones C4tedra, S. We are a non-profit group that run this website to share documents. Gasset, Revista de Occidente S. The E-mail Address es you entered is are not in a valid format.

ESQL IN MESSAGE BROKER PDF

01 Gubern, Román - La Mirada Opulenta

.

FOLICULITIS DECALVANTE PDF

GUBERN LA MIRADA OPULENTA PDF

.

Related Articles